lunes, 24 de octubre de 2016

Septiembre electoral

Sí, has leído bien hablo de septiembre y estamos ya casi en noviembre, pero es que me han dicho que deje de pedir perdón por ir siempre con retraso.

Después de escribir Navidad electoral y Semana santa electoral que coinciden con época de notas y donde puse en evidencia el parecido de esas fechas con la situación política y electoral, jamás pensé tener que escribir sobre este septiembre electoral,en el que tan siquiera les ha ido bien, y encima tendrán que repetir curso. A los ciudadanos no nos queda otra que pensar por favor que no sea enseñanza obligatoria y que abandonen. ¿Y luego nos preguntamos por el fracaso escolar?


Alberto Garzón ha decidido sentarse en clase con Pablo Iglesias. Algo que por lo que parece no les ayuda mucho, aunque ello en un principio parecía servirles de ayuda. Mariano sigue igual de rebelde y sus padres igual de preocupados. Su único argumento de defensa es decir “soy el mejor de la clase” aunque ninguno llegue al aprobado.


El Rey hace todo lo posible por ayudar, al igual que lo haría un profesor, y está cansado de que le digan que escogió esta profesión por lo poco que se trabaja, cuando parece ser el único que se esfuerza. Yo en su defensa tengo que decir que ya ha trabajado más que su antecesor en todos los años de profesión, por lo que sus hijas que antes estaban muy tranquilas, ahora le están cogiendo miedo.


Si hablamos de Pedro Sánchez me pongo tensa, porque creo muy seriamente que le están haciendo bullying. Está siendo machacado por gente de cursos superiores, osea gente con más experiencia en la vida que él, que en vez de ayudarlo, van a por él. Como os podéis imaginar, estos se llaman Felipe González y Susana Díaz. En un principio Susana y Felipe tenían que haber ayudado a Pedro porque se supone que sus familias eran viejas amigas, por eso Pedro se confió. Se ha producido una gran reunión entre padres para tratar de parar esto, pero ha puesto en evidencia a padres y alumnos.


Hace unos días se ha celebrado una fiesta en el colegio por el día de la Hispanidad, pero no todos han querido asistir. Pero es que la cosa está tan tensa en clase... no se llevan bien y, como ya dije en anteriores ocasiones, estos no podrán irse juntos de viaje de estudios.


De nuevo esta entrada no me queda más remedio que dedicarla a todos aquellos que haciendo su trabajo de forma correcta hoy carecen de ingresos, mientras nuestros políticos ganan dinero sin hacer los méritos.

sábado, 14 de mayo de 2016

¿En qué se parecen una relación laboral y la de pareja?

Ya sé que con unos días de retraso, pero como es el mes de mayo, he pensado que para celebrar por todo lo alto el día 1 de mayo debería sacar a la luz algo que descubrí hace relativamente poco, gracias a mis clases de Derecho del Trabajo.


Puede que ninguno a lo largo de vuestra vida laboral os hayáis percatado del gran parecido que tiene una relación de pareja y una relación  laboral, pero no os preocupeis que para eso estoy aquí.


En ambos casos, salvo alguna excepción, la edad mínima ideal para comenzar, sino más adelante, es 16 años, y en ambos casos si tienes experiencia se nota, pero si se es muy joven no deberías pedir experiencia. En ambos casos suele haber uno que manda más que otro y una cosa muy importante en los dos tipos de relaciones, lo de trabajar en grupo o en equipo suena muy moderno.


Ahora está de moda buscar ambos tipos de relaciones vía Internet.  Pero esto seguro que ya lo habías pensado, así que pasemos a algo más técnico.


El comienzo de la relación laboral suele ser una entrevista de trabajo en la que tendrás mucho ganado si conoces personalmente a alguien que hable bien de ti en la empresa. Decidme cuántas veces un amigo se ha intentado emparejar con un amigo o amiga que también estaba soltero, o cuántas parejas se han formado porque los presentó alguien.


¡Pero ojo! Que la entrevista puede ser en grupo, eso sería comparable a cuando un grupo de amigos conoce a una chica a la vez en una disco, todos tratan de impresionar a la chica pero solo uno se marchará con ella. Esto puede verse también en grupo de amigas si llega algún chico interesante.


Una vez seleccionado el candidato tendrá 15 días de prueba en la relación laboral. Eso es aproximadamente el mismo periodo que uno tarda en contarle a sus amigos que está conociendo a alguien, pero sin llamarlo novio, novia o pareja, que aún es demasiado pronto. Durante este periodo cualquiera de los dos puede romper la relación laboral sin indemnización ni justificación de por medio. Durante la relación de pareja este también es el periodo en el que la cosa puede acabar sin que haya reproche ni daños por ninguna de las partes y sin que los amigos de tu antagonista te ponga mote malévolo alguno. Sabéis que este periodo puede variar en función de la duración del contrato o lo rápido que avance la relación de pareja.




Cuando la relación de pareja comienza pero uno de los dos necesita o exige más que el otro, y la relación no llega a afianzarse, comienzan a ponerse otros nombres para no llamarse novios, como por ejemplo, estamos de rollo, amigos con derecho a roce, o mi follaamigo, Esto sería comparable a un contrato en prácticas o en formación. Sí, e incluso tenemos las dos variante:
  1. Que en  la relación de pareja haya uno que lo dé todo y para él o ella ya esté comprometido, mientras que el otro actúa como si aún estuviera soltero. Ahí tenéis el contrato en práctica, al fin y al cabo trabaja igual por menos compensación.
  2. Que ninguno de los dos esté seguro, se dejen llevar a ver qué pasa y no se consideran comprometidos ninguno de los dos, incluso aunque ninguno de los dos esté viendo a otras personas. Ahí el contrato es de formación, en el que ganas poco pero se se supone que como contraprestación te enseñan un oficio.


Pero tranquilos, que también encontré algunas diferencias. En el mundo laboral, en la mayoría de las ocasiones, la mujer debe mostrar mucho más sus habilidades y competencias si quiere ser tratada igual que el hombre. En cambio, en la relación de pareja, mejor no parecer experta y no mostrar tus mejores competencias…. ya me entendéis.


En el mundo laboral, en el primer contacto en la primera conversación se habla de nuestras experiencias anteriores. ¿Os imagináis que fuera así en la vida sentimental? ¡Si cuanto más tarde averigüe tu pareja con cuántos has estado mejor! Osea, que en la vida la laboral inflas tu curriculum y puntualizas muy bien lo realizado anteriormente, mientras que en la sentimental mejor no mencionar todos los detalles.

Todos conocemos a el típico currante que trabaja siempre en la misma empresa pero de manera intermitente porque la empresa lo despide para luego contratarlo de nuevo. Y todos conocemos a la típica pareja que rompe su relación para retomarla después.

Si has tenido una gran bronca con tu pareja y parecía ser definitivo, pero al día siguiente se arregló y continuó como si nada. No pasa nada, solo has estado un día de huelga. Por una no pasa nada, pero si se repite puede puede dañar la relación


Tener cuenta en LinkedIN está bien visto pero si tienes en Tinder no se cuenta, así que si conoces a alguien en Tinder dices que fue por LinkedIN.

¿Qué me decís? ¿Hay ciertos parecidos o no?

domingo, 20 de marzo de 2016

Semana santa electoral

Ya estoy de vuelta. Pensaba volver para hacer la segunda parte de Navidad electoral pero viendo lo visto, me pongo al lío, porque parece que esto va para largo. Sí, ya ha quedado demostrado que es mejor no celebrar las elecciones en Navidad porque son un auténtico fracaso.


Teníamos miedo y no sabíamos si hablar de política o no en la cena de navidad, porque nuestro cuñado no vota lo mismo que nosotros, y nos hemos plantado en la comida del día del padre con la misma duda.


Lo único que creímos que era bueno, que era poder pedirle a los Reyes o a Papá Noel lo que queríamos, a algunos en vez de ayudarnos nos ha obligado a dejar de creer. O quizás deberíamos creer más que nunca, porque si le pedimos que nos trajeran lo mejor para el país teniendo en cuenta la clase política que tenemos, puede que nos lo hayan concedido, y por eso funcionamos sin gobierno.


La navidad era época de notas y todos habían prometido mejorar pero hemos llegado a las notas de Semana Santa y el panorama sigue más o menos igual. Menuda clase… El profe que en este caso es el Rey, o ciudadano Borbón o Felipe, que es el mote que le han puesto algunos, no para de reunirse con los padres para ver si esto se arregla, pero no hay manera.


Para esta llegada de notas los padres de Mariano están desesperados, pues parece que está en plan rebelde y no quiere ni presentarse al examen. Pablo Iglesias es el típico alumno que no interesa tener en tu misma clase, porque suspende o tiene una nota regulera y va a la revisión diciendo qué nota debe tener Pedro Sánchez y cómo tiene que hacer su trabajo, Por lo que Pedro tiene que hablar con él seriamente y decirle “métete en lo tuyo, ¿vale?” Por su parte, Pedro es el típico alumno que siempre se confía y  todo le parece super fácil, según él está chupado y todo saldrá sin problemas, pero en el examen nada de nada. Alberto Garzón se esfuerza mucho, es de los favoritos de los profes pero a su esfuerzo no le saca mucho rédito. Me da a mí que estos no se van juntos ni de viaje de estudios.


Y ha llegado la Semana Santa, que tiene más parecidos con las elecciones de lo que nos creemos, y es que como ocurre con la Semana Santa, la política si te gusta disfrutas muchísimo pero si no te gusta se te hace muy pesada. Es muy posible que lleves votando toda la vida a los mismos tal y como ocurre cuando llega la Semana Santa y ves siempre las mismas imágenes porque eres muy devota de ellas. Incluso si eres cofrade diferencias entre ver el recorrido del Lunes Santo, porque eres más del Cautivo o Estudiantes que el del Jueves Santo porque eres más de la virgen de la Esperanza. Muy probablemente estas preferencias te vienen de familia, al igual que ocurre con las preferencias políticas. Luego tenemos las pequeñas cofradías de barrio que poco a poco van cogiendo fuerza hasta llegar al recorrido oficial y digo yo: ¿No ocurre lo mismo con los partidos políticos?

Sonia


Si no eres cofrade utilizas los días de fiestas para hacer otras cosas y le dices a los cofrades que todas las procesiones te parecen iguales y que vista una, vistas todas… Cuando no te gusta la política dedicas el domingo de elecciones a otras cosas, no votas, y le dices a la gente que sí lo hace “yo paso, todos son iguales; escuchado uno escuchados todos”.
Y por último la mayor de las similitudes. Cuando pillas las vacaciones de Semana Santa te dices a ti mismo que tendrás tiempo para hacer todas esas tareas pendientes aprovechando los días festivos. Te lo has prometido, pero de lo prometido nada de nada, al igual que le ocurre a nuestros políticos... De lo prometido, nada.


Esta entrada se la dedico a todos los cofrades que puedan leerla, porque yo no lo soy mucho, supongo que por tradición familiar, y siendo malagueña, donde esta semana se vive con mucha pasión, puede que haya dicho alguna barbaridad o haya molestado a alguien. Tengo que decir que no es mi intención. Solo trato de afrontar la vida con el mayor humor posible.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Navidad electoral

Dicen que es la primera vez en la historia de la democracia que las elecciones estaban tan cerca de la Nochebuena. Esto me ha hecho pensar que si nunca se habían hecho en estas fechas por algo sería.


No lo digo solo por lo que todos hemos pensado: ¿Hablamos de política? Porque mi cuñado no vota lo mismo que yo, ¿mejor no tocamos el tema? Sino también por las siguientes preguntas: ¿Es motivo justificado la ausencia en la mesa electoral si aún no has escrito tu carta a  Papá Noel y ese domingo está todo abierto? ¿o si eres de los que pone el Belén a última hora y todavía lo tienes pendiente? ¿Aquel famoso voto nulo con la rodaja de chorizo será lomo embuchado por ser Navidad?


Pero también tiene sus cosas buenas. La cosa ha quedado tan apretada que probablemente haya que repetir las elecciones y puedes hacer como con los regalos de navidad, si Papá Noel no te trae lo que querías lo intentas para Reyes.


Belén de Paco Vega Lozano y fotografía de Paco Vega Sepúlveda





Por cierto, aprovechando esta coincidencia de las elecciones y la Navidad me gustaría trasladar la siguiente pregunta a nuestros políticos: Si nosotros podemos ponernos de acuerdo, incluso con la familia política, de quién le pide qué en su carta a los Reyes para nuestros pequeños de la familia, para que no se repitan regalos y nadie pida nada inadecuado y todo ello sin que nuestros pequeños se den cuenta, ¿por qué vosotros no sois capaces de formar un gobierno por muy apretada que haya quedado la cosa? ¿De verdad creéis que formar gobierno es más difícil?


Pero la navidad es para todos y no debemos olvidarnos de los estudiantes porque también es época de notas. Imaginaros la situación:


Los padres de Mariano no están muy contentos ya que este ha bajado sus notas, él se defiende diciendo que sigue siendo el mejor de la clase, pero claro, eso para sus padres no es excusa. A Pedro Sánchez le han quedado unas cuantas, pero sus padres están contentos porque esperaban algo peor, y él ha prometido mejorar en lo que queda de curso. Sus padres saben que desde aquella  discusión con Mariano no ha vuelto a ser el mismo. Pablo Iglesias, el chico de las melenas que apenas si se peina para ir al cole, con ese nombre tan de izquierda, que parecía que los profes confiaban en él pero de boquillas, pues al final no ha salido tan mal… Albert Ribera prometía, pues tiene muchas cosas en común con el primero de la clase, pero se ha confiado en las últimas pruebas y al final ha sacado peor nota de lo esperado. Los catalanes han sacado unas notazas para lo poco que han estudiado. Pero nunca dirán que han copiado o que la ley electoral tiene favoritos. Y por último. A ver cómo le explica Alberto Garzón a sus padres que él ha estudiado mucho pero que la ley electoral le tiene manía. Con lo republicano que es sus padres lo castigan con Reyes.


Sí, ya sé, si sale mal no se acaba el mundo, se repite y listo. Pero por mucho que repitas nadie se libra de hacer los libros de verano que te ha comprado mamá o de ir a la academia todo el verano. Al igual que nadie nos libra de una nueva campaña electoral.

Fotografía de Irene Falcón 

Esta entrada solo la puedo dedicar a aquellos que lo están pasando realmente mal, mientras los políticos son incapaces de gobernar sin pensar en ellos mismos.

viernes, 9 de octubre de 2015

¡Mas y Rajoy están liados!

Con este blog pretendo cumplir una función social, busco que la gente se divierta y se olvide un poco de sus problemas, y por ejemplo, de la actividad política, pero ya que la política últimamente parece un poco de risa, he decidido cumplir por este mes otra función social. Por eso quiero explicaros, tal y como yo veo, todo el tema del independentismo catalán.


Para mí es simplemente el inicio de una relación entre dos personas solteras. Pensaréis que estoy loca, pero cumple todas las condiciones para ello, y os lo voy a demostrar.


Al inicio los dos son felices, aunque vengan de un periodo anterior en el que no se hubiesen caído ni tan siquiera bien, y llegan a un acuerdo por el que siempre estarán juntos y nadie les separaría y, en el caso hipotético, y repito hipotético, se dicen aquello de nuestra amistad será mucho más fuerte y podremos seguir siendo amigos.Tal y como ocurrió cuando se firmó nuestra constitución.




En los primeros días todo va bien, de momento, pero ya surgen los primeros problemillas sobre qué nombres o etiquetas ponerles. Si te encuentras con conocidos o amigos ¿cómo debes presentarlo? ¿Como amigo, novio, pareja...? ¿Sois novios o solo amigos? Tal y como ocurre con el problema catalán, que si nación de naciones, nacionalidad, elecciones autonómicas, plebiscito, etc. Hasta este momento todo es llevadero. Hasta que uno usa una denominación y al otro no le gusta, y ya la hemos liado.


El verdadero problema surge cuando uno no quiere continuar con la relación, o lo que es peor, quiere modificarla y quedarse solo con lo que le gusta. En el caso de una relación sentimental es cuando uno de los dos quiere terminar la relación y al mismo tiempo continuar viéndose sin compromisos con la otra persona. Lo que ocurre es que esta situación a la otra parte no le gusta nada.


En ese caso el que quiere transformar la relación en otra cosa son los independentistas con Artur Mas a la cabeza, mientras que Rajoy quiere seguir tal y como hasta ahora. De momento se siguen viendo pero no podrá continuar la relación si uno de los dos no quiere, pero tampoco serán amigos con derecho a roce si uno de los dos no quiere. Lo habitual es que esta situación se alargue más en el tiempo porque la persona que quiere una relación se resiste a abandonar aunque no tiene lo que desea, tal y como ocurre entre Mas y Rajoy. Ya que Rajoy no quiere cambiar nada pero no encuentra soluciones para contentar a Mas.


Todos desde fuera de la relación vemos que esto así no puede continuar, y que tienen que sentarse a hablar y poner las cartas sobre la mesa. Pero ellos parecen no darse cuenta y se dedican a alargar una agonía, que solo provoca que cuando todo llegue a su final rompan aquella promesa muy hipotética -¿La recordáis?-. Sí, la de que siempre serían amigos.


Recordar que como en todas las relaciones, todos tenemos un pasado y todos tenemos algo que callar. Si Rajoy le hubiera dado un poco de libertad a Mas a lo mejor él no querría transformar la relación y si Mas le hubiera dado más confianza a Rajoy él no estaría así.


No penséis que no pueden estar juntos porque son muy diferentes, pues yo lo veo cortaditos por la misma tijera, y los dos nos explican a los demás lo mal que lo hace su antagonista. Pero ninguno quiere aceptar que ninguno de los dos está preparado para mantener una relación de importancia.


Os dije que tenía todos los factores de una relación amorosa, y como en toda relación amorosa van a hacer lo que a ellos les parezca sin hacer caso a la opinión de los demás,  aunque pueda parecer que les interesa lo que pensemos, pues nos preguntan nuestra opinión.


Espero que os haya servido de algo mi explicación, y que no me llaméis cotilla por deciros que Mas y Rajoy están liados.





jueves, 10 de septiembre de 2015

La red social malagueña

Es precisamente en el mes de septiembre cuando los malagueños celebramos el día de la Victoria, patrona de nuestra ciudad, y es por ello que después de hablaros la feria de Málaga, el acento andaluz y nuestra forma de hablar, y más concretamente de la de los malagueños,y también no hace mucho, sobre las redes sociales, esta vez me vino a la cabeza la idea de cómo sería una red social creada por y para malagueños. Después de darle una vuelta creo que sería así:

Cuando alguna publicación de nuestros contactos nos llamase la atención, no le daríamos a “favorito”, “ni a me gusta” sino que le daríamos a “Perita” y por supuesto si nos pareciese muy bueno, quizás querríamos que lo vieran el resto de nuestros contactos y entonces le daríamos a “Que rule”.

Pero no puedo dejar de hablar de los amigos: no serían ni amigos, ni seguidores, ni contactos; serían la peña, mi gente, la trupe… Y ¿Cómo sería esa petición de amistad?  Ya me la imagino:
Un boquerón quiere tu amistad y la respuesta a dicha solicitud tendría por supuesto 2 alternativas; Sí, es un máquina; sí, es apañado, es un monstruo. Algo así diría yo. Pero por el contrario, si no nos apetece ser su amigo sería más bien es un majara. Cuando tuviéramos gente en común saldrian en el apartado de boquerones que puede que conozcas.

Daniel Sancho en flickr


No se nos mencionaría en una publicación sino que nos saldría que alguien nos habría mentao. Y qué me decís del perfil, nunca aparecería el lugar donde trabajamos sino el sitio donde curramos. Al igual que nunca se nos diría que un amigo va a asistir a un evento sino más bien que nuestro amigo ha prometido que se llegará a ese lugar.

Para guardar la privacidad de nuestras conversaciones no utilizaríamos los mensajes privados, y el chat, sino que se llamaría algo así como el palique, la cháchara.

Por no hablar de los juegos esos cutres que hay en Face, pues en nuestra red social también tendríamos. Seguro que habría uno de cómo huir de la ola del melillero, la nueva sería de los niveles para viciados; alguno de pescar que se llamara el cenachero; o de cómo pasar una noche en la calle de la juventud de la feria y salir vivo de allí, este tendría mucha más acción. Pero el más popular sería el de tratar de salir en la tele sin que el mocito salga también.

Yo lo veo… Creo que el nombre sería la biznaga o algo así ¿Qué os parece?

viernes, 7 de agosto de 2015

La autoescuela



Muchos de vosotros sabéis que tengo el carnet de conducir, aunque nunca me hayáis visto conducir. Porque no he vuelto a conducir desde que me saqué el carnet. Así que desde aquí os digo a todos aquellos que aseguran haberme visto conducir un coche igualito al que conduce mi hermana, que no soy yo. Pero tranquilos que no es porque me lo haya sacado en una tómbola, como creen los padres de todo conductor, a juzgar por las indicaciones que hacen a sus hijos cuando están al volante: que si cambia de marcha, reduce, cámbiate ya de carril... Sabéis de lo que hablo, ¿verdad?

Me lo saqué en una autoescuela, como todos. Bueno, para ser sincera, no creo que fuera como todos, porque si a todos os pasó lo mismo no habría tanta gente con coche y esos grandes problemas de aparcamiento.




Aquel verano estaba más libre y decidí invertir mi tiempo y, porque no decirlo, mi dinero, en la autoescuela. El teórico pasó sin pena ni gloria, no tuve muchos problemas. Pronto acertaba todas las preguntas y aprobé a la primera. Era en una de esas autoescuelas  que se hacen las modernas, o por lo menos se lo hacían... que de esto ya hace 5 años, porque los test se hacían por ordenador, y resulta que los ordenadores son cualquier cosa menos modernos, porque en el tiempo que cargaba una pregunta te podías repasar dos temas.

Pero tuve que enfrentarme a otras de las muchas barreras a las que nos enfrentamos los minusválidos. Así que no solo tuve que buscar una autoescuela con coche adaptado o como podría llamarse cariñosamente, tuneado, sino que tuve que hacer dos exámenes médicos. Uno en principio le ve hasta su lógica, dado que la calidad  del examen médico que os hacen a los conductores ordinarios es patético. Y no os ofendáis si os llamo ordinarios, pues yo no me ofendo cuando decís que valgo menos y ni vosotros sois ordinarios ni yo valgo menos. Pero todo pierde su lógica, te enfrentas a un examen médico de poca calidad y luego a uno sin ninguna, dado que el segundo en lugar de ser más serio me sentaron en una silla de escritorio y me hicieron preguntas que podía haber respondido desde casa. Eso sí, no podía olvidar pasar por caja y tuve que esperar un mes y medio para examinarme.
Entre clases teóricas, sendos exámenes médicos, las clases prácticas obligatorias y más horas de autoescuelas que el profesor, casi no me quedó verano. Ya en la práctica la cosa fue muy distinta. La mayoría de los días me tocaba la clase de primera hora de la mañana, por lo que llegaba al coche antes que el profesor y el hombre que andaba en la explanada pidiendo el euro por cuidar el coche me pedía el dinero a mí, hasta que por fin comprendió que yo no trabajaba en la autoescuela y que no iba a pagarle un euro cada vez que fuera a clase, así que me hacía compañía hasta que llegaba el profesor y a él sí le sacaba el dinero.

Así, el primer día de clase le dije quién era mi profesor -por nombre, porque yo no lo conocía-. Pero el “gorrilla”, que es así como se llama a los aparcacoches en Andalucía, se conocía a todos los profesores y prácticamente nos presentó al llegar. Mi primera impresión no fue mala; era un hombre joven, con melenas y parecía agradable…. Así que pensé “vale Ceci, tienes que madrugar para venir a las clases, pero a lo mejor no está tan mal la historia”. El problema es que todo empieza a perder su encanto a pasos agigantados cuando a esas horas de la mañana me pone a Jiménez Losantos, que es la antítesis de mi ideología política. Después de varias mañanas oyendo aquello, una mañana me pone Fito y los Fitipaldis y recuerdo que me dijo “Con música conduces más relajada”. Y yo pensando “No, lo que me pone nerviosa es la Cope con solo un café en el cuerpo”.

Una mañana, después de mi charla matutina con el gorrilla que se sabe mi nombre pero prefiere llamarme amiga, porque le parece más cercano, y en la que siempre me pregunta “¿Amiga hoy hay examen?” y yo le digo que aún no, llega el profe y me dice que me va llevar a un sitio especial. Sé que no tiene intenciones sexuales porque en la radio sigue Jiménez Losantos. El sitio especial eran los montes de Málaga, para practicar las curvas, y porque creo que no sabe qué es lo que le divierte más; si la cara de los alumnos cuando ve a un ciclista en aquellas curvas o la de los ciclistas cuando ven el coche de la autoescuela. De pronto se escucha un ruido, el coche se queda clavado y no quiere andar. Nos cambiamos de asiento y no consigue arrancarlo. Se sale del coche, levanta el capó, vuelve a entrar y me dice: “A ver cómo le explico al de la grúa dónde estamos”. Y continúa diciendo “Esto tiene que ir al taller, así que te llamaré cuando podamos retomar las clases”. Debió cambiarme la cara porque en ese mismo instante quitó la emisora que tanto le gustaba y puso “Soldadito marinero”. Debe ser que Fito amansa a algunos después de la Cope, como la música amansa a las fieras.

Después de un largo tiempo esperando la vuelta del coche del taller, el verano ya se había acabado y después de varios intentos suspendiendo, entre mis buenos amigos corre el rumor de que no me aprobarían hasta que pagase por completo la avería del coche. Aquella mañana el gorrilla me dice “Hoy es el dia amiga”. Era diciembre y, en plena Costa del Sol, el sol había decidido no salir y llovía como yo jamás he visto llover en Malaga. Me tengo que examinar y llevo el coche cargado de compañeras. Antes de comenzar mi examen el profe le aclara al examinador que yo suelo equivocarme entre la izquierda y la derecha, yo más bien diría que tengo dos izquierdas, pero está de mi parte porque me quita la radio y pone Fito. Os preguntaréis si es lo único que escucha el profe. La respuesta es no. También escuchábamos a la Jurado. Así que hoy me sé memoria alguna de sus canciones. Pero volvamos al examen, llovía intensamente, íbamos por una rotonda, era la segunda vuelta porque me equivoqué de dirección (pero tranquilos, que por eso no suspenden), una mujer invadió completamente mi carril para cruzar la rotonda y todos los pasajeros del coche chillaron al unísono. Y yo que vi la cara del profesor de “nos la pegamos”, le grité a él “¡Tranquilo, es mío!” para que no tocase el freno. Salí de la rotonda tan tranquila, como si llevara toda la semana sin escuchar la Cope y hubiera estado yendo a clases de respiración. En ese instante le sonó el teléfono al examinador para comunicarle que quedaban suspendidos los exámenes debido a la lluvia. Yo que continuaba al volante le dije al examinador “Ahora es tarde, señora”, el carnet ya es mío. Y el examinador me pidió que le cediera el asiento a mi profesor. Ya tenía el carnet, estaba aprobada.

Esta entrada va dedicada a Fito, que me encanta desde entonces.